Embocadura del Saxofón



Sin lugar a dudas los dos elementos más influyentes en la sonoridad del Saxofón son: la respiración y la embocadura. En este artículo, vamos a analizar los elementos que hacen parte en la conformación de una buena embocadura y los elementos a tener en cuenta para su desarrollo.

Definamos en palabras simples que es la embocadura:

La embocadura es la disposición y colocación de los músculos y huesos que rodean la boca, dientes, mentón, labios y lengua; en función de la sujeción de la boquilla y caña. Sirviendo como una conexión hermética, que permite el paso del aire para la posterior emisión de sonido.
Deacuerdo a la definición anterior, te habrás dado cuenta entonces que practicamente todos los instrumentos de viento tienen el tema de la embocadura siempre presente. Pero, cada instrumento, tiene sus propias adaptaciones. En el saxofón, por ejemplo, aún cuando la embocadura es la misma para todos los tipos de saxofones; se deben hacer unas pequeñas adpataciones o modificaciones de acuerdo al Saxo que estés interpretando.

Entender los conceptos básicos de respiración y de embocadura, será la única forma en que puedas tener un buen sonido. No hay secretos, si quieres alcanzar altos estandares sonoros, debes aplicar los conceptos adecuados sobre respiración y embocadura.

El tema de la embocadura podría abarcar más detalles; sin embargo, hay un aspecto en mi opinión MÁGICO. La razón, la embocadura no sólo sirve como la conexión con la boquilla, sino además, es como un pequeño centro de control, con el cual, sólo cambiando un poco la disposición de mandíbula puedes alterar, COMPLETAMENTE, el sonido del Saxofón.

Muchos estudiantes de Saxo, y lastimosamente Saxofonistas de profesión y docentes del instrumento, piensan; equivocadamente, que el secreto del color del sonido está en la Boquilla. Te puedo decir, con absoluta seguridad que esto es verdad sólo en un 10%. El color del sonido del Saxofón depende en gran parte, del manejo de la embocadura.

En mis años como saxofonista he conocido colegas que son coleccionistas insasiables de boquillas, buscando, supuestamente; la boquilla que les de el sonido ideal. Lo que no se han dado cuenta es: que en el cerebro es donde se encuentra la real concepción del sonido, y si se tiene la técnica de manejo de embocadura y respiración adecuada, de una misma boquilla pueden extraer todos los colores de sonido que quieran.


Consideraciones para la Embocadura del Saxofón


Los principios más importantes a tener en cuenta a la hora emboquillar en el Saxofón son:

Dientes superiores deben estar sobre la parte superior de la boquilla y los dientes inferiores deben ser cubiertos en su totalidad por el labio inferior Ambos dientes deben estar alineados. En caso de que tu mandíbula inferior sea un poco retraída, debes empujarla un poco hacia adelante para la correcta alineación.

Tanto los labios como los músculos circundantes deben estar relajados. Se debe tener en cuenta que la boquilla debe estar centrada en la boca y no debería introducirse en la boca mas allá de 1 Centímetro aproximadamente. Sin embargo, esto es por regla general, pues el punto definitivo o la inserción de la boquilla en la boca, está determinada por varios aspectos: Distancia entre la punta de la caña y la punta de boquilla (A esto en las boquillas se les llama Abertura), dureza de la caña, forma y medida de la boquilla, entre otras.



Ahora vamos aanalizar, los principales aspectos que hacen parte de la formación de la embocadura, entre ellos: La máscara facial, dientes, músculos de la cara, labios, mandíbulas, lengua y mejillas.

Máscara Facial

 Hay un aspecto muy importante a tener en cuenta para entender y desarrollar la embocadura y es la comprensión de la anatomía facial. Esta varía en cada persona y cobra importancia por el hecho de que gracias a la anatomía facial es que se lleva a cabo el trabajo de la embocadura.

No podemos escoger las características fisiológicas de nuestros cuerpos, sin embargo, podemos usar nuestras singularidades o capacidades biológicas, para llevar nuestros niveles de desarrollo humano, a límites insospechados.

Como te dije antes; cada individuo tiene una anatomía facial diferente y esto tiene una incidencia directa en el sonido del instrumento. Entonces, de acuerdo a la forma de tu cara, es más recomendable para tí, uno u otro tipo de Saxofón. No quiere decir entonces que no puedas tocarlos todos, e incluso dominarlos todos. Por supuesto que lo puedes hacer. Lo que quiero decir es que por tu anatomía facial, se te adaptará más fácil un Saxofón que otro.


En esta imagen puedes ver los tres tipos comunes de formas de mandíbulas

Mandíbula Cuadrada: Para este tipo de mandibulas se acomodan mejor los saxofones grandes como el Tenor, Barítono y Bajo. Esto se debe a que las boquillas de estos instrumentos se acomodan mejor a mandíbulas y labios anchos.

Mandíbula en Punta: Para las personas con este tipo de mandíbula El Alto y Soprano se acomodan muy bien. Hay que tener en cuenta que, a las personas con este tipo de mandíbula, los Saxos grandes no se les adaptan muy bien debido a la curvatura de sus labios.

Mandíbula Normal: Este tipo de mandíbula no debería tener problema alguno para adaptarse a cualquier Saxofón.

Además de estos tipos de mandíbula se deben tener en cuenta dos aspectos relacionados con su posición:

Mandíbula Retraída: La mayoría de las personas tienen un poco retraída la mandíbula, con relación a los dientes superiores. Esto no reporta ningún problema generalmente. Sin embargo, si la retracción es mucha, sí será un problema. Esto se debe a que se debe introducir mucho la boquilla para que el labio inferior quede en la posición correcta. En la embocadura del Saxofón, es necesario que tanto los dientes inferiores como los superiores, estén alineados.

Mandíbula Saliente: Esta posición de la mandíbula es, hasta cierto punto; beneficiosa. En especial con los Saxofones grandes, porque el labio inferior puede adoptar la posición correcta sin abrir demasiado la boca.
Una mandíbula muy salida, requiere muy poca inserción del labio superior para compensar la correcta postura del labio inferior. Esto puede ocasionar dificultades en las boquillas pequeñas.



Dientes

Estos juegan un papel importantísimo en la embocadura, pues sostienen la boquilla tanto en la parte superior como en la inferiror. Ahora bien, es muy importante un adecuado desarrollo de la musculatura alrededor de los labios, pues si esta no es suficiente, el labio inferior se desploma, ocasionando una presión extrema de este contra los dientes inferiores, lo que resultará en heridas que suelen ser sumamente incómodas para tocar.

Existen algunas curas temporales para evitar el maltrato del labio inferior; como doblar un pedazo de papel y colocarlo sobre los dientes de abajo. Sin embargo, estas medidas son temporales. La mejor solución en definitiva es un adecuado desarrollo muscular que impida que el labio inferior se desplome con facilidad.

En un próximo artículo, te hablaré de algunos ejercicios que sirven para desarrollar la musculatura que forma parte en el proceso de la embocadura.

A toda costa debes evitar presionar los dientes inferiores contra el labio inferior.


Labios

El labio inferior debe estar relajado y actuar como una especie de almohada para la boquilla y la caña. Como se dijo anteriormente, debe evitarse la excesiva presión de los dientes inferiores sobre este, a fin de evitar heridas e inflamación. El labo superior debe permanecer quieto y relajado y nunca debe cubrir los dientes superiores.

Lengua

Relajada siempre y descansando en el fondo de la cavidad oral.

Mejillas

También conocidas como los cachetes; deben permanecer en posición normal y sin tensiones, evitando en todo momento inflarlos (No importa si tu saxofonista preferido lo hace, esto por regla general no debes hacerlo). Inflar los cachetes o las mejillas, hace que el sonido no sea regular y firme, además, sino tienes un adecuado desarrollo auditivo, te sonará muy desafinado. Los docentes de Saxofón deben tener en cuenta que este problema se debe corregir inmediatamente se conoce. Una forma de hacerlo es pidiendo al alumno hacer todo lo contrario (imaginarse inflar las mejillas hacia adentro).

A continuación verás unas imágenes del libro "El Arte de Tocar el Saxofón", en donde podrás observar distintos tipos de embocadura y cual es la correcta:



Bueno, es todo por ahora.

Hasta pronto.


4 comentarios:

  1. Hola!
    He estado leyendo varios de tus artículos y quería agradecerte por toda la información, de verdad me ha sido de muchísima ayuda.
    Llevo ya un par de años tocando y sigo teniendo problemas con la embocadura. Espero con ansias tu próximo artículo que mencionaste aquí, sobre la musculatura en los labios para no tener problemas con los dientes.
    Muchas gracias!

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias por la cantidad de información. Realmente hace menos de una semana y aún estoy empezando a aprender a usar bien la boquilla pero es de agradecer que haya esta cantidad de información bien escrita. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Excelente información para cualquier principiante o avanzado. Gracias.

    ResponderEliminar