Posición de la Boquilla en el Saxofón


Te has preguntado si además de tener una buena boquilla es importante tener en cuenta otros elementos para que haya un buen desarrollo del sonido. Pues hablaremos un poco al respecto.
La verdad si los hay, de hecho, hemos hablado un poco de cada uno de ellos. Podemos mencionar; el control de la columna de aire, la disposición de los órganos internos de nuestro cuerpo como el diafragma, la lengua, la garganta, la embocadura, incluso el instrumento, sin embargo existe un factor que es muy importante y tiene que ver con la Boquilla.

Ahora bien, no es la boquilla en sí misma. Esta sin lugar a dudas junto con la caña, son quizás los accesorios más importantes en relación con el sonido. Una buena boquilla te facilita mucho el proceso de sonido, pero cuidado, si tienes deficiencias en tu embocadura o técnica respiratoria, créeme, la boquilla no te hará un milagro. Es por eso tan importante, dominar los aspectos técnicos elementalales de la producción de sonido antes de aventurarse a conseguir boquillas costosas, nada más con el criterio de que son las más indicadas por ser las recomendadas para trabajos profesionales.

Bueno, pero de lo que te voy a hablar no es precisamente de la boquilla, pues la boquilla por sí sóla no funciona. Hay un aspecto que definitivamente va a cambiar tu concepción del sonido y de las boquillas y tiene que ver con la proporción en que esta debe ser introducida en la boca.

En otras palabras, la posición de la boquilla en la boca. Seguro no tenías idea de esto, en especial si apenas estás empezando a tocar Saxofón.

Repasemos como es el proceso normal de aprendizaje de una persona cuando inicia con el Saxo. Va a clase y su profesor le habla de algunas cosas que debe tener en cuenta como, que boquilla comprar, que tipo de cañas son más recomendables, como sentarse, etc. Pero sin lugar a dudas el momento más esperado por tí es cuando te dicen; como poner la boquilla en tu boca y empezar a emitir los sonidos.

Te aseguro que esa es la parte más emocionante de la primer clase. Te lo digo por que también pasé por allí.

Pero usualmente los profesores de Saxofón hemos cometido un error durante mucho tiempo al hablar sobre la posición de la boquilla en la boca. Algunos tienen el buen tino de mencionar que esta debe quedar centrada en la boca (de esto hablaremos más adelante), pero lo más importante y que la mayoría no menciona es que; la boquilla debe introducirse en la boca, de acuerdo con la construcción de la misma.

Es decir, cada boquilla al tener una construcción diferente, la medida correcta para que haya un buen aprovechamiento de la misma, dependerá de sus propias medidas externas.

Vamos a ver. Los profesores del instrumento le decimos al alumno, normalmente, que la boquilla debe meterse hasta un centímetro en la boca. Eso no está mal, de hecho

es un buen estandar, el problema es que no te saben explicar por qué. Si no tienes en claro el punto en que debes introducir tu boca en la boquilla, vas a desaprovechar las posibilidades sonoras que esta puede darte.

Entonces, como debes saber hasta donde debes introducir tu boca en la boquilla.

Vas a tomar tu boquilla con los accesorios puestos y tomas un trozo de papel. Una vez tengas esto, vas a introducir el papel entre la caña y la boquilla y en el punto en que el papel no puede introducirse más, es el lugar exacto hasta donde la boquilla debe ser introducida en tu boca. A este punto le llamamos; el tiro de la boquilla.




En el video observas dos boquillas diferentes.

En la primera al ser una boquilla de alta compresión (Más brillante y propia para tocar Jazz y otros géneros populares) El tiro de esta es más amplio, por tanto las boquillas de este tipo, incluyendo las metálicas, si deseas tener un máximo aprovechamiento de estas, debes introducir tu boca en ella un centímetro y medio aproximadamente. No olvides hacer la prueba con tu boquilla.

En la segunda al ser una boquilla de baja compresión (Más opaca y propia para tocar música clásica o de banda sinfónica) El tiro de esta es menor, por tanto las

boquillas de este tipo, incluyendo las metálicas, si deseas tener un máximo aprovechamiento de estas, debes introducir tu boca en ella un centímetro (Ya ahora sabes el
por qué de esta medida)aproximadamente. No olvides hacer la prueba con tu boquilla.


EL CENTRADO DE LA BOQUILLA

He aquí otro tema muy álgido. Si la boquilla no está centrada no habrá una presión uniforme en todo los costados de la boquilla y la caña, lo que por supuesto ocasiona deficiencias en el sonido. Aveces por la estructura dental, es posoble que haya un ligero desbalance de la boquilla, esto se puede corregir, sin embargo, es de vital importancia, evitar a toda costa tocar con el Saxofón inclinado hacia un lado. Yo sé que puede verse muy "cool", pero esto desestabiliza mucho el sonido, y para corregir las deficiencias propias del sonido de una mala posición de la boca, el saxofonista se ve obligado a tensionar mucho y a morder con sus dientes inferiores el labio inferior, lo que causa severas complicaciones y heridas, aveces muy difíciles de sanar.

Recuerda que lo que tratamos siempre es de valernos en lo posible, de todos los elementos que puedan ayudarnos en la mejor construcción de nuestra técnica y desarrollo como saxofonistas, lo que derivará, naturalmente, en un mayor disfrute e interpretación de nuestro instrumento.

No olvides compartir.

Hasta pronto.




0 comentarios:

Publicar un comentario