Técnica de Estudio para ser un mejor Saxofonista



Si eres amante del Saxofón o ha sido tu hobbie desde hace algún tiempo, quizás alguna vez te hayas preguntado: "¿Que debo hacer para ser un mejor Saxofonista?". En este artículo puedes encontrar algunas respuestas, que de seguro; te ayudarán.

Más temprano que tarde el mejorar en el instrumento, se convierte en un aspecto fundamental cuando de aprendizaje musical se trata. No importa si  quieres dedicarte a la profesión de la música, o simplemente, cultivar un hobbie. Ver avances y sobre todo, que sean notorios para quienes nos conozcan, es quizás; el mayor motor a la hora de embarcarnos en la aventura de tocar un instrumento.

En mis años de estudio y práctica del Saxofón, he aprendido muchas cosas en cuanto al desarrollo instrumental de una persona se refiere. Lamentablemente, he sido testigo de muchas teorías un tanto desenfocadas sobre el aprendizaje del Saxofón.

Una de esas es: "entre más horas estudies, mejor saxofonista serás". Es como pensar que por levantar ocho horas al día pesas vas a volverte más musculoso. Este tipo de teorías y "consejos" no sólo distorsionan un poco la realidad, sino además; pueden llegar a desalentar, incluso, al más entusiasta aprendiz. No se trata de cuanto tiempo estudies, sino de la manera en como debes enfocar tu estudio. Ese, es el secreto del aprendizaje avanzado de un instrumento.

Se debe cambiar el enfoque de trabajo, re-aprender. Puede que ese enfoque haga que debas pasar un par de horas al día estudiando, pero créeme; al ser un enfoque correcto vas a poner tu cerebro en un nivel de aprendizaje acelerado.

Ahora, quiero ser muy claro. No estoy diciendo que no se debe estudiar más de un par de horas al día. Absolutamente. Lo que estoy diciendo es; que no sirve de nada estudiar muchas horas, si lo que estás haciendo,es repetir como un loro una lección sin ser conciente de los elementos sustanciales en el desarrollo y ejecución del instrumento.

Es de vital importancia que comprendas que para tener un avance en tu nivel de saxofonista, debes involucrar varios aspectos, como: oído, memoria, deducción, creatividad, análisis y cuanto más se pueda.

Repetir un ejercicio hasta el cansancio y sin conciencia, no te va a servir de mucho.

Cuando empezé a estudiar el instrumento pasaba horas al día encerrado en un pequeño salón de 2x2 metros, con la esperanza de convertirme en un buen saxofonista. A pesar de que era disciplinado, los avances realmente fueron muy pocos en 5 años. Sólo fué apartir de un momento en el que me cuestioné sobre lo que estaba haciendo, fué cuando definitivamente mi enfoque de estudio en el Saxofón cambió. Consegui una persona que me iba a guiar de una forma más adecuada. Esto me llevo a que tuve que re-aprender el instrumento, pero no me importó; en un año de mi nueva forma de estudiar, tuve más avances que durante los 5 años anteriores.

Este re-aprindizaje tomo esfuerzo, pero sabes que; ya no pasaba tantas horas estudiando. Empezé a notar que con 2 ó 3 horas al día de trabajo bien conciente y aplicado; los avances eran mayores. Tenía más descanso, eso se traduce en más tiempo para cultivar otras cosas y por supuesto mis calificaciones como estudiante también mejoraron.

Quedemos en algo y creo que estarás de acuerdo conmigo. Lo más importante en el aprendizaje de algo es: La practica. El psicólogo  Dr. K. Anders Ericsson es quizás la autoridad mundial más importante en este tema. Su investigación es la base para la “regla de los diez años” y “la regla de las 10.000 horas” que sugiere que se requiere al menos diez años  y/o 10.000 horas de practica  para lograr un nivel de experto en el desempeño de cualquier disciplina  y, para el caso de los músicos, a menudo cerca de 25 años para lograr un nivel elite internacional.

Eso es bastante para muchos, pero el tiempo pasa volando.

No hay soluciones fáciles en la música, si quieres aprender a tocar un instrumento, debes practicar. Y entre mayores sean tus ambiciones, debes practicar más. Sin embargo lo que quiero que aprendas en este artículo está más relacionado con la administración de tu estudio.

Arthur Rubistein, un pianista de origen judío decía que: "Si alguien necesita practicar más de 4 horas al día, seguramente lo está haciendo mal." 

He meditado mucho sobre las cosas que han contribuido a mi crecimiento como saxofonista, y he identificado cuatro principios claves que creo que son importantes para el desarrollo de capacidad técnica, o dicho de forma; para que seas un mejor Saxofonista.

Para que te sea fácil aprender esta técnica, le vamos a llamar  la técnica de estudio "ARCOM".

Suena como una especie de código militar, de desarrollo de alguna tecnología ultra sofisticada o de operaciones militares ultrasecretas, pero no; lo que significa es:
  • Aislar 
  • Repetir
  • Conectar
  • Memorizar 

Aislar

Cada vez que te enfrentes al aprendizaje de una nueva canción, obra, concierto, ejercicio, escala, etc. Lo primero que harás, será darle un vistazo a la pieza musical. Trata de entender mentalmente lo que estás viendo; sé conciente. Observa los movimientos de la melódia (esto te sirve para saber cual será el manejo de tu columna de aire), el rítmo, trate de poner la armonía (si sabe como hacerlo, sirve mucho para aprender a improvisar y en el desarrollo auditivo), observe los indicadores de volumen, pero lo más importante; determine cuales son los puntos de mayor complejidad técnica.

Una vez los tenga identificados, extraiga estos puntos, puede copiarlos en una hoja aparte ó bien, resaltarlos con algún color. Me gusta la idea de que tengas un cuaderno con esos pasajes escritos. Es como crear tu archivo personal de ejercicios.

El concepto de aislar sería equivalente a desarmar una pieza musical y sacar las partes que representen mayores dificultades para enfocar nuestro trabajo allí.

Es lo que comunmente ocurre con una comida; no nos comemos un trozo de carne inmediatamente sino por pedazos.

Repetir

Este es nuestro segundo paso. Si ya tienes tus partes aisladas, ahora vas a repetirlas una y otra vez. Pero aguarda, no se trata de repetir como loro, NO. Observa los movimientos de tus dedos, de tus manos. Se conciente de cada movimiento de tu cuerpo, de tu columna de aire, de tu sonido. Procura que todas las notas salgan con la misma intensidad de volumen. Evita movimientos bruscos en tus manos. Trata de no separar mucho los dedos de las llaves. Mantén tu embocadura firme pero relajada.

Este trabajo de repetición debes hacerlo con metrónomo en lo posible, y siempre haciendo un incremento gradual de velocidad. De entre 2 y 4 beats (BPM) o golpes por minuto. No debes cambiar la velocidad hasta dominar la velocidad anterior.

Conectar

Si ya has repetido esa zona una y otra vez lo que harás ahora es ponerla en un contexto o conectar. Por ejemplo; si estás tocando la parte de una canción que te cuesta mucho, ahora vas a empezar lentamente a conectarla con las otras partes de esa pieza. Si el pasaje dificil, se encontraba en el compás 10, entonces ahora vas a conectar el compás 10 y el 11, luego conectas el 9, 10 y 11. Esto lo haces lenta y gradualmente y sólo conectas nuevas partes cuando hayas conectado bien las anteriores.

Memorizar 

Seguramente has escuchado hablar de los beneficios para tu cerebro cada vez que memorizas algo. Y los beneficios en la música son incontables, entre ellos; tus niveles de creatividad y de desarrollo auditivo se potencian.

En este trabajo de estudio, empieza por memorizar los pasajes aislados y luego y gradualmente, los que vas conectando. Esta es una forma lenta y segura de memorizar una pieza musical.

Esta técnica de estudio requiere de paciencia, pero sobre todo de disciplina. Lo que estamos tratando con esto es: asegurarnos de que puedas potenciar los resultados en el tiempo que tengas para practicar.

En artículos posteriores voy a hablar un poco más sobre la administración del tiempo, en lo tocante a la práctica del Saxofón.

No olvides el ARCOM, para convertirte en un mejor saxofonista: Aislar, Repetir, Conectar, Memorizar.

Hasta pronto


0 comentarios:

Publicar un comentario